Argentina Economía

La sequía ensombrece el panorama económico de los productores

La producción de granos se verá reducida en 17% en el país en relación con la campaña pasada, según la Sociedad Rural Argentina (SRA), pues los valores para la cosecha 2017/2018 se han visto amenazados en gran parte por la falta de lluvia en las principales zonas cultivadas.

El Instituto de Estudios Económicos y Negociaciones Internacionales de la SRA fue el encargado de realizar esta proyección que en concreto prevé una producción total de 104 millones de toneladas de granos, lo que representa una reducción de más de 20 millones de toneladas respecto a las obtenidas en el período 2016/2017 cuando se obtuvieron 125 millones de toneladas, cifra que fue considerada récord.

El principal factor que ha hecho reducir las proyecciones es la sequía que azota a los cultivos que se han sembrado durante el verano, pues la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, ha coincidido con la SRA, previendo 20 millones de toneladas menos en la cosecha de soja y maíz, aunque esta cifra podría seguir cambiando si las lluvias no se presentan pronto.

Estos cambios a su vez obligarían a reducir las exportaciones en volumen en torno al 21%, mismas que en divisas representan una venta de 4 mil 402 millones de dólares menos que en la campaña anterior por la comercialización de granos y sus derivados.

Los productores agropecuarios no serán los únicos afectados  con estos recortes pues igualmente impactarán en otras actividades de la cadena, como el transporte, pues se ha calculado que habrá 1 millón menos de viajes de camión respecto a la cosecha pasada, igualmente el trabajo de acopiadores, cooperativas y procesados se verá afectado.

Las autoridades ven con preocupación los estragos de la sequía en el bolsillo de los productores pues dificulte la manera en cómo van a encarar el próximo período de siembra y el resto de sus obligaciones.

Para el sector ganadero la industria ya se ha visto afectada por el aumento de precios internos que ha dejado la sequía, igualmente se encuentra comprometida la producción de reservas de forrajes y pasto para el invierno. Además, el aumento en los precios de los granos incide directamente en los costos de la industria lechera y la producción de pollos y cerdos.

Redacción: EmpresarioArgentino.com