Argentina Economía

Argentina vuelve a la inestabilidad económica

Desde su llegada al poder, Mauricio Macri ha sido elogiado por los analistas económicos a nivel mundial por su capacidad para negociar, incluso lo catalogaron como la persona que podría ayudar a Argentina a salir de una buena vez de su oscuro pasado económico; al parecer la situación ha cambiado. La semana pasada se hizo oficial que la nación pediría un préstamo al FMI.

Los problemas económicos de la nación no son algo reciente; durante años ha debido sortear diferentes crisis. Bajo el mandato del fallecido Néstor Kirchner el país comenzó a estabilizarse pero luego cuando su esposa asumió el poder el panorama volvió a la inestabilidad.

El gobierno de Cristina Fernández de Kirchner estuvo marcado por empresas nacionalizadas y el subsidio de cientos de artículos que formaban parte de la vida diaria de los argentinos. La principal característica fue el control de cambio, creando una serie de problemas como el mercado negro de la divisa y la vez una distorsión de precios terrible.

Con la asunción de Macri al poder vino la promesa de acabar con estas dificultades y regresar la economía argentina al mercado de la oferta y la demanda. Durante sus primeros días al frente del país puso fin al control de precios y prometió reducir la inflación que en ese momento era de 40% y reducir el gasto público.

Los inversionistas extranjeros al parecer volvieron a confiar en el mercado, aunque desde el cambio de Gobierno aumentaron la emisión de Lebac, los bonos a corto plazo que cuentan con altas tasas de interés.

Era una jugada prácticamente segura, los inversores cambiaban sus dólares para invertir en Lebac a través de pesos, luego de 35 días vencían y les daban una tasa de interés de 29%, vendían sus pesos en dólares nuevamente y la ganancia era buena. Esta práctica se conoció como carry trade o la bicicleta financiera.

Por un tiempo pareció funcionar pero en abril los inversores empezaron a abandonar el mercado por temor a que la inflación no se pudiera controlar y más por la percepción de que EEUU aumentará las tasas de interés.

El Gobierno ha dicho que el problema no es la solvencia sino en la liquidez, por lo tanto han apuntado al FMI como una fuente de financiamiento disponible y barata. A través de este dinero la argentina podría invertir en el mercado cambiario y pagar el vencimiento de los bonos.

Los ciudadanos no han entrado aún en pánico pues están acostumbramos a la inestabilidad económica de su economía, aunque sí se muestran preocupados pues recuerdan la crisis del 2001 cuando el sistema bancario se paralizó porque el gobierno no pudo pagar su deuda.

Eso se conoció como el corralito y sus limitaciones duraron un año, mismo período en que la gente no pudo retirar el dinero de sus cuentas, esto hizo sumamente complicado el desarrollo de la cotidianidad.

La imagen de Macri sin duda alguna ha sufrido una gran caída, tomando en cuenta que el FMI es muy mal visto por los argentinos, pues les recuerda el episodio del 2001; además de que constantemente se recuerda su incumplimiento en la promesa de bajar la inflación. Ahora todos los ojos están puestos en la siguiente jugada que podría aplicar para poder conseguir que los argentinos confíen en él nuevamente y buscar una posible reelección, sin embargo, de momento el panorama es complicado.


Redacción: EmpresarioArgentino.com